Dante Gebel – Hasta el último hombre

Dante Gebel – Hasta el último hombre

¿Sientes que tus temores y culpas no te dan tregua? ¿Que tus seres queridos han sido alejados de ti? ¿Que la oscuridad es tu amiga más cercana? El Señor sabe lo que es estar herido; es la Iglesia quien a veces lo ignora y por eso duele tanto. ¡Somos el único ejército que abandona y remata a sus heridos! Pero debemos recordar que las heridas de la vida son una placa de honor, porque muestran que no nos rendimos.

YouTube player

Capitalicemos nuestras heridas para internarnos en territorio hostil a buscar a los soldados heridos en combate, cargarlos sobre nuestros hombros y traerlos de regreso a casa. Es tiempo de ser vasos de misericordia y de volver a ser un ejército que se conozca principalmente por la manera en que nos amamos unos a los otros.

AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme á la carne, mas conforme al espíritu. Romanos 8:1

¿Pues qué diremos á esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?
El que aun á su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
¿Quién acusará á los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, quien además está á la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
¿Quién nos apartará del amor de Cristo? tribulación? ó angustia? ó persecución? ó hambre? ó desnudez? ó peligro? ó cuchillo?
Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo: Somos estimados como ovejas de matadero.
Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amo. Romanos 8:31-37.