Gabriel anuncia a María el nacimiento de Jesús – Pastor Luis Bravo


Gabriel anuncia a María el nacimiento de Jesús – Pastor Luis Bravo

La Anunciación a María en Lucas 1

En el capítulo 1 del Evangelio según Lucas, nos sumergimos en uno de los momentos más sagrados y significativos de la historia cristiana: la Anunciación a María por el arcángel Gabriel. Este relato, lleno de gracia y misterio, revela la bendita noticia del nacimiento del Salvador, Jesucristo. Acompáñanos en este viaje a través de Lucas 1, donde el cielo se encuentra con la tierra en un mensaje celestial.

El Encuentro Angelical:

El capítulo comienza destacando el contexto histórico y la introducción del sacerdote Zacarías y su esposa Isabel. Sin embargo, el momento más sobresaliente ocurre cuando el arcángel Gabriel se presenta ante María, una joven humilde y virtuosa de Nazaret.

Video:

YouTube player

El Saludo Celestial:

La escena se inicia con un saludo divino: «¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres entre las mujeres» (Lucas 1:28). Estas palabras no solo son un saludo común, sino una afirmación de la gracia especial que María ha encontrado ante Dios.

El Mensaje Trascendental:

La misión del arcángel no se detiene en el saludo; pronto revela un mensaje de importancia eterna. «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. He aquí, concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús» (Lucas 1:30-31). Este anuncio sobrenatural establece el inicio de una nueva era, el cumplimiento de las profecías mesiánicas.

La Importancia del Nombre:

El arcángel instruye a María sobre el significado del nombre que dará al niño: Jesús, que significa «Yahvé es salvación». Este nombre revela la misión divina del hijo que está por nacer: ser el Salvador del mundo.

La Pregunta de María y la Respuesta del Arcángel:

Con humildad y asombro, María plantea la pregunta natural sobre cómo esto puede suceder, ya que no tiene relaciones con hombre alguno. La respuesta del arcángel destaca la intervención directa de Dios: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios» (Lucas 1:35).

La Fe y la Entrega de María:

La respuesta de María revela su fe y disposición a ser la sierva del Señor. A pesar de la aparente imposibilidad humana, ella responde: «He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra» (Lucas 1:38). Este acto de rendición ilustra la profunda confianza de María en la voluntad divina.

Conclusión:

El relato de la Anunciación a María en Lucas 1 nos sumerge en un momento trascendental de la historia bíblica. La visita del arcángel Gabriel, el mensaje divino, y la respuesta de María nos llevan a reflexionar sobre la gracia, la fe y la maravillosa intervención de Dios en la historia humana. A través de este relato, somos testigos de cómo María, una joven mujer de Nazaret, se convierte en un instrumento fundamental en el plan redentor de Dios al aceptar llevar en su seno al Salvador del mundo, Jesucristo. Este relato nos inspira a confiar en la providencia divina y a responder con humildad y fe cuando Dios llama a cumplir su propósito en nuestras vidas.

Versículos Bíblicos:
Luc 1:26 Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,
Luc 1:27 a una virgen desposada con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María.
Luc 1:28 Y entrando el ángel, le dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor está contigo; bendita eres tú entre las mujeres.
Luc 1:29 Pero ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería éste.
Luc 1:30 Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios.
Luc 1:31 Y he aquí, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.
Luc 1:32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David;
Luc 1:33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Luc 1:34 Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que soy virgen?
Luc 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.
Luc 1:36 Y he aquí, tu parienta Elisabet en su vejez también ha concebido un hijo; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril.
Luc 1:37 Porque ninguna cosa será imposible para Dios.
Luc 1:38 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.